Auditorio de Tenerife

Igual que vienen y van las mareas…
Igual que tus manos pintando la montaña…
Igual que tus dedos moldeando la escultura…
Igual que el crepitar del fuego fatuo…
Igual que la brisa soplando en tu ombligo…
Igual que tienes en tu poder las llaves del paraíso…

  • Comments

  • Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

TOP