Cartier Carat – Capítulo III

Siempre el mismo sueño, no importa donde, no tiene cabida si es en las montañas o entre edificios gigantes. Lo que es verosímil es escribir, escribir y escribir, y no parar hasta conocerse a uno mismo.

Aunque hayas escrito mil páginas, aunque te hayas mirado en el espejo por centésima vez.

Lo superfluo se convierte en inocuo cuando menos lo esperas. Así se vive en la ciudad a la que llaman la jungla, donde te pierdes entre sus rascacielos, donde casi ni llegar a vislumbrar el cielo, donde tus manos se enredan entre placeres de terciopelo.

Gracias Carat por descubrirme una vez más.

Top of the Rock, NYC, nov’18

Fotografía por Aida Rivero

 

  • Comments

  • Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

TOP