Estambul, Blue Mosque y Santa Sofía

 

Estambul enamora, sin más. No necesita florituras ni adjetivos para describirla, sus miles de mezquitas hacen alarde de una metrópolis que acoge miles de culturas y la historia de dos continentes que convergen en el canal de Bosforo.
Acostumbrada a viajar a destinos cálidos, la misteriosa ciudad como yo la llamó me sorprendió con una neblina que adormecía a la ciudad sobre esa hora, y pudimos disfrutarla de una manera totalmente diferente.
Una de las cosas que más recuerdo es el olor que desprendía cada calle, olía constantemente a dulce y a té, una delicia para todos nosotros.
Así que a medida que transcurrían los minutos y se aclaraba más el día podíamos apreciar mucho mejor los monumentales edificios que se mostraban ante nosotros.
El día fue muy gris, perfecto para dar un toque oscuro a mis fotos, el resultado fue mágico, ¿ustedes qué opinan?
Así que nuestra primera parada fue la Mezquita azul, bañada por el rocío del alba imponía nada más verla, creo si no me equivoco que es una de las más importantes, construida por el Sultán Ahmed I. Para mí, es unos de los sitios que debemos visitar si nos encontramos en Estambul, su historia es de lo más peculiar, cuentan que hubo mucha polémica con esta construcción, pues tiene seis minaretes, y según la cultura musulmana no puede ser igual que la Mezquita de La Meca, así que posteriormente para apaciguar a los fieles, se construyó un séptimo minarete para marcar la diferencia. Pero lo más sorprendente es cuando entras a su interior y te encuentras con un espectáculo de colores, más de 20.000 azulejos azules, vidrieras en tonos marrones y burdeos y lámparas de araña gigantescas que te atrapan como si de un sueño del lejano Oriente se tratase, es un espectáculo para los sentidos.
En la tercera colina nos encontramos con la mezquita de Süleymaniye, construida cuando gobernaba el imperio otomano. Su cúpula se hizo a imagen del Templo de Salomón y ofrece una de las panorámicas más conocidas de toda la ciudad. Su patio interior ofrece una vista inigualable de su infraestructura.
Si te encuentras con Santa Sofía entenderás porque es el símbolo de Estambul y la torre Gálata, desde donde se obtienen las mejores vistas de toda la metrópolis♥

I’m sure if you’re going to Istambul, you’ll fall in love of this city. This is my photo diary from my time spent in Turkey. Perhaps not the most common destination but one that was in many ways the most memorable for me. With a population of nearly 14 million people it’s not only easy to get physically lost in this labyrinth of people, but also mentally as your mind is sent into overdrive with so many colours, rich textures and traditions to absorb.
The Blue Mosque was the fisrt place to visited, this was easily the biggest higtlight of my Istanbul trip and a must for anyone visiting. Santa Sofia was amazing too, and Galata Tower, one of the best ways to see a panoramic view of the metropolis. I hope to enjoy it.
See you soon♥

 

istanbul_addictbeiconic2 istanbul_addictbeiconic6 istanbul_addictbeiconic7

 

istanbul_addictbeiconic4

Photography by Yuri Rubio

 

 

  • Comments

  • Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

TOP