La bodega con mejores vistas de todo El Hierro

Una experiencia inolvidable si te encuentras en la isla más meridional, combina el buen gusto del vino licoroso con unas vistas inigualables.

TODA AVENTURA TIENE SU COMIENZO, TIENE SU PORQUÉ, Y EL PRINCIPAL IMPULSO NACE DESDE NUESTRO CORAZÓN

Un hallazgo inesperado en mi incursión en la isla de El Hierro fue en La Bodega Soterana de Carmelosu ubicación próxima a los Llanillos me recordó a cuando aún siendo niña soñaba con un paisaje donde el mar y las montañas se abrazaban, degustar de su cosecha el vino licoroso “El Salmor” fue lo mejor para despedirme del día en un entorno único.

 

El propietario, Carmelo Padrón, me contó que quiere recuperar el estilo tradicional propio de la isla siguiendo un modelo de producción especial, apostando por vinos que contienen una graduación más elevada de alcohol de lo normal, y por supuesto, con toques un poco azucarados.
Degustar la selección de vinos blancos que Carmelo me había preparado, justo con los últimos rayos de sol de toda Europa en el rincón favorito de su finca, El Matorral, fue una experiencia inolvidable.

Y es que nuestros instintos nos animan a querer descubrir lo desconocido y saborear la adrenalina de las nuevas experiencias, por eso, quizás, solo quizás, por nuestra condición de insulados podemos desvelar el gran secreto que esconde nuestra tierra, que no es otra cosa que, la versatilidad de sus paisajes, el poder de hacerte sentir en cualquier lugar del mundo pero con la condición de que estás en casa.
Es verdad que siempre me he sentido una chica de mundo, por decirlo de alguna manera, una chica de ciudad, porque vinculamos el progreso y la evolución con las grandes metrópolis, dónde todo se cuece y se decide, no puedo negar que me encanta el ruido, las calles abarrotadas de gente, el vaivén frenético del ir y venir… pero todo en esta vida tiene sus etapas, y con ello mi forma de sentir las cosas, de vivir los momentos. Y es por eso que cada día me siento más viva rodeada de lo que nos da el mundo, la naturaleza, y son estos rincones tan maravillosos que les muestro hoy en mi artículo.
Como decía antes, tener suerte es cuestión de actitud, y vivir en las islas es sin duda el mayor privilegio, quien sea isleño lo sabe, tenemos otro ritmo de vivir, de sentir, de pensar… En media hora estamos en ciudad como en monte o playa y un sol que rasca las piedras. Tenemos arena y rocas, salitre y volcán… Y por eso nos sentimos tan afortunados.
Especialmente, la isla de El Hierro es una de las ínsulas que siempre está en la lista de cualquier visitante o cualquier local que aprecie una isla diferente y única, y por ello decidimos elegir esta experiencia para que jamás la olviden como nosotros.

  • Comments

  • Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

TOP