COVID – 19 REFLEXIONES

she

he

they

you

me

us

El tiempo es tan relativo como las arrugas en nuestra piel, y el tiempo es tan efímero como contar con los dedos de la mano hasta 10. Y pensando en esto, hace que me de cuenta de como pasan los días y yo, como ustedes, sigo confinada en mi habitación, esperando que esta situación mejore para poder continuar con lo que se supone que ‘la sociedad y el sistema’ nos han inculcado como ‘vida normal’.

¿qué es lo normal?

¿Lo normal es ir a trabajar 8 horas todos los días, cinco días a la semana? ¿Lo normal es comer 5 veces al día? ¿Lo normal es ir a la universidad? o ¿ir a misa todos los domingos?, ¿respetar a nuestro gobierno y sus decisiones?

PUES NO LO SÉ. NO LO SÉ,  esa es mi verdad.

Estamos en un momento histórico de la humanidad, o al menos, eso creo yo. No se conoce una pandemia tan mortífera como La Peste Negra, allá por el siglo XVI, donde murieron alrededor y sin estar seguros a día de hoy, más de 25.000.000 millones de personas, ¿parece que vamos por ese camino?

Quien sabe… desde luego ni tengo una bola mágica para predecir el futuro ni cuento con los medios para cerciorarme de cuanto durará esto, lo que sí sé es que el pánico y el miedo son solo proyecciones de nuestra mente para mantener al cuerpo en estado de alarma, aunque más bien… en estos últimos días sigo confirmando que es el propio sistema quien pretende que estemos en tensión y despistados y preocupados ante una realidad que ni nosotros mismos sabemos con certeza.

¿Por qué nos mienten? ¿por qué ocultan? ¿cuál es la verdad de todo?

Que paren, que paren de mentirnos, que paren de abusar de su poder y que paren de ocultar información.

El único estado de alarma que debe ocupar nuestro ser es del de estar en constante búsqueda de esta información, y saber, que aunque debemos protegernos a nosotros mismos, también a todos, porque vivimos en armonía, y todo somos uno. La muerte no distingue de dinero, ni de étnias, ni de clases sociales ni de creencias.

Cuando la muerte acecha, ni el amor se libra de ella.

  • Comments

  • Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

TOP