Thoughts – pensamientos

Hoy nos toca reflexionar ante tal paradigma que estamos viviendo por el Corona Virus. ¿Quién iba a imaginar que este 2020 comenzaría con una pandemia mundial que paralizaría no solo la red comercial, sino social y personal en cada una de las sociedades?

Me cuesta creer que lo único que nos salva de toda esta situación sea la tecnología, una herramienta revolucionaria que con tan sólo casi dos décadas de existencia se ha convertido en nuestro motor principal de expresión.

no existe libertad de expresión, cuando no hay libertad de pensamiento.

Y esto viene a colación porque estos días, confinada en mi cuarto (ya voy por el décimo día), donde la soledad se hace más latente entre cuatro paredes y las horas transcurren entre mi almohada y mi ordenador, reflexiono sobre ‘los pilares fundamentales’ de nuestra comunidad occidental, domeñada por el capitalismo y los mandamientos del cristianismo.

Los cuales intuyo que son:

  • Las personas debemos ser productivas en un ciclo económico capitalista donde lo único que se exige es mejorar constantemente en contra prestación de una condiciones que no suelen ser favorables para el trabajador.
  • Supuestamente el Estado protege la nación intentando que todos sus ciudadanos tengamos los mismos derechos y oportunidades.
  • Vivimos regidos por cánones de belleza, religiones y el neoliberalismo
  • Debemos estar siempre felices y dando nuestra mejor versión
  • Todos aquellos que no cumplan lo pre establecido dentro de los valores y principios de la religión cristiana, entran a ser cuestionados como individuos.

Y cuando, repito, tras varios días donde mis quehaceres diarios me permiten frenarme y pararme a pensar, me empiezo a cuestionar una y otra vez, punto por punto de lo anterior escrito.

Y con ello, solo puedo confirmar que siempre me he considerado una díscola en toda regla, quizás por mi SER que ha hecho que encuentre en la rebeldía el sabor del placer y el gusto de la adrenalina recorriendo mis venas, y eso a mí, me hace sentirme viva, y creo que ahí está el punto de inflexión, ¿qué es lo que a ti te hace sentir viva/o?

A mí: bailar, reír, ir al mar, escribir, leer, la música, hacer deporte en entornos naturales, aprender para mejorar como persona y sobre todo estar yo sola en contacto con todo lo anterior que he escrito.

Por eso me sorprende en estos días donde la gente no tiene mucho contacto físico con sus seres conocidos y donde la corriente humanista nos ha inculcado a ser más que nunca individualistas, como muchas de esas personas jamás se cuestionan esta pregunta, y mucho menos desean enfrentarse a los silencios que se prolongan entre su corazón y su mente, encontrándose con el vacío de no encontrar respuestas a estas preguntas. Preguntarte quien eres realmente y qué es lo necesitas para estar en paz contigo mismo y obtener un poquito de ese elixir que llaman felicidad.

Sé que nos todos estamos ‘tan perdidos’, muchos y quiero creer que yo soy una de ellas, estamos en el camino del autoconocimiento, pero soy consciente que el resto están viviendo una vida en función de lo que establece el sistema como si de títeres se tratasen.

A mi eso si me da pánico, pensar que soy una más en este mundo sumido por normas y leyes, que no son más que el producto de una ‘realidad ficticia’ que por razones epistemológicas e históricas se han ido creando para tenernos controlados.

la mayor revolución comienza por uno mismo

Creo que conocerse a si mismo es muy importante, porque nos ayuda a entendernos y relacionarnos con los demás desde el respeto y la confianza, pero sobre todo, con el mundo que nos rodea.

Por eso hoy, con estas palabras, quiero animarte a:

  • que te plantes,
  • te cuestiones,
  • te pongas en entre dicho a ti, a tu familia y al sistema,
  • y aunque no podamos salir de él, al menos, SER MÁS CONSCIENTES

solo tú puedes ser el cambio que buscas

  • Comments

  • Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

TOP